Un brasier electrónico con el que se pretende detectar el cáncer de mama en fases iniciales es desarrollado por estudiantes y docentes de la Universidad Nacional de Colombia – Sede Manizales. El dispositivo busca tomar la diferencia de temperatura de ambos senos, en los que suele presentarse un aumento de calor, cuando aparecen células anómalas en el tejido de la zona mamaria.

Jorge Hernán Estrada, docente investigador y coordinador del proyecto, asegura que en una mujer sana la termodinámica en los senos es similar en ambos lados y que cuando se presentan anomalías aparecen nuevas células que requieren mayor irrigación de sangre incrementando el calor.

Detectar esta diferencia de temperatura es lo que pretenden obtener a partir de sensores infrarrojos colocados dentro de la prenda íntima. Su meta es proponer una calificación de la temperatura de los senos a través de una escala que vaya de 0 a 10, donde cero es el número representativo ligado al riesgo y 10 corresponde a que la persona no tiene cáncer de mama.

Nacimiento

La idea, en la que trabajan Natalia Valencia, María Camila Cortés y María Jaramillo y en la que aportó la recién graduada de ingeniería electrónica Hellen Palma, nació en el Grupo de Redes y Distribución de Potencia en el que se estudian temas de calidad de la energía, redes, bioingeniería y biomedicina.

“Surgió la idea y comenzamos una fase exploratoria en el Hospital de Caldas”, dijo Valencia. Explicó que valoraron a mediados del 2015 a 189 mujeres a través de unos sensores adaptados a un trípode que se colocó a tres centímetros de cada paciente durante tres minutos.

“Con eso pretendíamos medir la actividad y así fue. El proyecto desde el principio me pareció interesante y no solo porque estamos ejerciendo nuestra carrera, sino porque con esto ayudaremos a otras mujeres creando alertas tempranas de la enfermedad”, puntualizó la estudiante de octavo semestre de ingeniería eléctrica.

Evolución

Cortés, estudiante de octavo semestre de ingeniería electrónica, mencionó que los sensores fueron adaptados a un brasier solo hasta el pasado noviembre. Relató que el prototipo ahora funciona conectado a un microcontrolador que transfiere la información a un computador, pero que el propósito es que en el futuro sea independiente y no necesite de cableado.

“Ahora trabajamos en el prototipo. Este envía las señales a un software. La idea es seguir desarrollándolo. Al final esperamos disponer los sensores en almohadillas que se puedan quitar para lavar el brasier”, aclaró Cortés.

Sobre la temperatura

José Joaquín Caicedo, oncólogo presidente de la Asociación Colombiana de Mastología, dijo no conocer el proyecto universitario, pero asintió sobre el concepto de los cambios de temperatura en las áreas afectadas por este tipo de lesiones.

“De la termografía se ha hablado hace muchos años, incluso antes de la mamografía. En los 90 se comenzó a hablar de este tema; sin embargo, hay que aclarar que los cánceres son más vascularizados y puede ser más caliente, pero también las mastitis y otro tipos de inflamaciones”, concluyó Caicedo.

Prueba en Bogotá

Jorge Hernán Estrada, docente de la Universidad Nacional de Colombia – Sede Manizales, contó que a mediados de este año viajarán con este prototipo a Bogotá para realizar pruebas a un grupo más grande de pacientes. Según el investigador, las realizarán de la mano del Instituto Nacional de Cancerología y a 200 mujeres aproximadamente.

El brasier posee dos sensores infrarrojos, uno en cada copa. Son los encargados de trasmitir la actividad eléctrica que da cuenta de los cambios de temperatura.

Fuente:
LA Patria

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CONTÁCTENOS

Estaremos atentos a tus comentarios. Escríbenos

Enviando

©2017 Ingeniería Biomédica

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account